CHO

         

Acantilados de Moher

Los Acantilados de Moher están ubicados en la región de El Burren, Condado de Clare, Irlanda. Estos acantilados están considerados como uno de los lugares más impresionantes e increíbles en toda Irlanda.
Los acantilados pueden ser definidos con una sola palabra, ¡Asombrosos! Y como tales son una de las principales señas de identidad de Irlanda. Los Acantilados de Moher tienen más de 8 kilómetros de extensión y una altura de 230 metros.

Estos acantilados están compuestos de pizarra y arenisca. Por lo cual pueden resultar bastante inestables y de tanto en tanto puede caer un pedazo de la roca en el océano. Razón más que suficiente para poner especial cuidado y atención al momento de visitarlos.

Los acantilados también son un paraíso para los avistadores de aves, particularmente durante la estación primaveral. En su parte inferior se pueden ver pájaros anidando. Con un buen par de binoculares serás capaz de identificar las diferentes especies de aves entre las cuales se encuentran: Gannets, Kittiwakes, Puffins y Razorbills.

En el pico más alto de los acantilados encontraremos un centro de visitantes conocido como la Torre de O’Brien, torre que fuera construida en 1835 por Cornelius O’Brien, descendiente directo de Brian Boru, Gran Rey de Irlanda.

Este es un punto muy importante para obtener unas excelentes visitas del lugar, sin ningún tipo de dudas, aquí es donde se consiguen las mejores vistas de los acantilados, desde aquí podremos divisar la Bahía de Gallway, las Islas Aran y las montañas Maum de Connemara.

Además, se lo prefieres podrás apreciar los magnitud de los Acantilados de Moher desde el mismo mar, posibilidad que dan los barcos que salen desde Liscannor y Doolin.